8M: huelga vs. manifestación


#1

ebeyonce
El próximo 8M ya está perfilado como otra crisis histérica de las mismas locas del coño de siempre por nuestros queridos detractores del marxismo cultural.

Como este foro es todavía un espacio libre de odio y de endogamia selectiva, ayudaré a mantener este estado siendo concreta:

¿Huelga? ¿Manifestación?

¿Huelga y Manifestación?

¿Ninguna de las anteriores?

Este año no haré huelga pero sí acudiré a manifestarme una vez más.

Las razones para no hacer huelga son puramente económicas. Soy una hija del capitalismo más salvaje y a efectos prácticos pierdo y hago perder mucho más que gano.

La manifestación…¡ay, amigos! Eso ya es harina de otro costal. No pienso renunciar a salir, preguntar, contestar, darme empujones y gritar que la calle es mía hasta que me harte.

Razones hay mil, y podéis encontrarlas aquí. Incluso podemos hablar de la que más os gustan o repelen y hacer algo interesante en este hilo.

Y os dejo también este artículo para que veáis cómo se puede no decir nada sobre un tema y que te publiquen.


#2

Sólo huelga. Deberíamos desaparecer ese día, que no se nos vea, ni trabajar ni en casa ni fuera de ella. Deberíamos dejar de sostener el mundo al menos por un día, pero de verdad. A ver qué pasa.

“Creo que las mujeres sostienen el mundo en vilo, para que no se desbarate mientras los hombres tratan de empujar la historia. Al final, uno se pregunta cuál de las dos cosas será la menos sensata.”
Gabriel García Márquez.


#3

WOW. Vaya frase…


#4

No pasaría nada, pero yo no creo en las huelgas de ningún tipo.:disappointed_relieved:

La vida tiene su propia dinámica y nada puede detenerla. Si un hijo puede vivir sin madre y un viudo sin su mujer… los entornos de producción pueden seguir sin nosotras perfectamente. Quizás con más torpeza, eso sí. Puede que incluso con menor rentabilidad, pero por suerte la vida siempre sigue.


#5

Uf… Esto da para mucho y ahora mismo no puedo por falta de tiempo.
Diré que me parece bien que cualquier persona ejerza sus derechos. Diré también que hay mucha tela que cortar con tanto hembrismo de moda.
Hay montones de personas que no entienden la definición de feminismo, que habla de igualdad entre géneros, pero últimamente veo gente defendiendo la desigualdad entre los mismos y es molesto.
Eso sí, no debería morir absolutamente ninguna mujer en manos de un hombre. Y tampoco a la inversa. Y me atrevo a añadir, nadie debería matar a nadie. Creo que esa última es la que todos deberíamos defender ya que es sin lugar a dudas la más justa e igualitaria de las tres. No creen?


#6

Creo que has dado con el quid de la cuestión.

Yo creo que el ******ismo es lo malo. los hombres y las mujeres somos iguales ante la ley, no? pues así debería ser con todo. Sí es verdad que habrá trabajos que las mujeres no puedan desempeñar, por una cuestión física, pero para todo lo demás, deberían estar igualadas.

Ahora bien, el problema son las lesbianas malas que han visto en el nuevo feminismo una excusa para levantar la voz, y buscan la castración, la muerte al marichulo y cosas así.

Los hombres y las mujeres son necesarios. El machismo y el feminismo no.

El problema radica en dónde marcamos los límites. Que una mujer esté en casa trabajando y cuidando a los niños, mientras el hombre trabaja fuera de casa se considera machismo por parte de la nueva vertiente feminista, cuando en realidad nadie le ha preguntado a la mujer. Quizás esa mujer tenga vocación de ama de casa, y quiera vivir para su familia. Lo mismo pasa con las prostitutas: muchas abanderadas del feminismo proclaman que deben ser “liberadas”… Alguien les ha preguntado a ellas? Porque lo mismo a alguna le parece mejor ganar 3.500 euros al mes por que le jodan el cuerpo, que ganar 800 euros al mes fregando escaleras (donde también se joden el cuerpo)

En definitiva, como decía al principio, el *****ismo está mal. Sólo somos hombres y mujeres.

Y como colofón, me gustaría recordar esta portada:


Y una frase del gran Luis C.K.

And later I’m gonna masturbate. And I’m gonna think about you. And you cannot do anything about it.


#7

@Nerdy me sabe mal pero ante la ley no somos iguales. Es más ahora mismo se nos juzga por un mismo delito con leyes distintas. Ante eso no puedo estar de acuerdo.
Eso por supuesto sin aceptar, bajo ningún concepto, ningún tipo de maltrato hacia la mujer. Que conste. Tan solo digo que la ley debe de ser imparcial de base. Si no es así, no hablamos de justicia.
Estoy de acuerdo con endurecer las penas por maltrato, pero para todos.
Es un asunto delicado este que nos trae y que de alguna manera se ha puesto muy de moda por las elecciones venideras.
Ains… Lo que daría yo por qué todas las personas se respetasen y fuesen conscientes de nadie es propiedad de nadie… Utopía?


#8

Feminismo for dummies de la mano de Pictoline.


#9

Cuando escucho a una mujer decir que no es feminista intento mandarle mensajes telepaticos en los cuales le explico que hace 50 años no podia estudiar ni trabajar sin autorizacion expresa de su padre o marido, ni gestionar sus bienes y dinero, ni ser algo mas que una paria social si no se casaba ni se metia a monja. Toso eso fue cambiando por las mujeres que hicieron algo mas que quedarse en casa diciendo que ni machismo ni feminismo, que blah blah blah
Como todas las luchas, fue la gente que se hizo visible la que fue cosechando conquistas para todos. Me siento parte beneficiada de ese legado y asi actuo: tomando espacio, replicando si intentan imponerme el blanco versus negro e intentando ser, al fin y al cabo, mejor que las generaciones precedentes, que para eso tengo más recursos.


#10

Yeeeeee
¡qué tendencioso!

¡Incluso michael jackson nacio negro!


#11

Me gustaría hacer notar, queridas féminas, que los hombres jóvenes (menos de 40) vivimos en un estado de confusión perpleja. Me explico.

Fuimos educados en una “igualdad de derechos teórica” que no se correspondía en una igualdad de derechos real, pero que lentamente pero imparablemente avanzaba hacia esta. Esto se ve mejor en si uno piensa en cómo eran las cosas de la igualdad hace 10 años y hace 20 años.

En esa igualdad de derechos teórica fuimos criados, por una generación de personas que la habían inventado pero no la ejercían. Nuestra generación, sin embargo, la tenía por propia, y la ejerce en una medida mucho mayor que la anterior generación.

Sin embargo, y es aquí donde viene nuestra perplejidad, la bomba de relojería de la desigualdad real, una bomba almacenada durante siglos y siglos de historia, nos ha explotado a nosotros, la generación menos machista de la historia. Hay menos asesinatos machistas que nunca en la historia, pero cada uno pone una especie de sombra machista sobre los hombres, así, en general.

Son nuestras compañeras las que nos señalan culpables del machismo, las que nos piden que deconstruyamos nuestra masculinidad tóxica en una nueva masculinidad que nadie sabe exactamente como es, salvo que es la deseable. Las mismas mujeres que hace 3 años te decían que “ni machismo, ni feminismo, igualdad” señalan ahora de machista retrógrado a quien lo dice. Es confuso.

El mismo concepto de lo “masculino” está en cuestión. El lenguaje está en cuestión. Los valores con los que nos criamos como modelos (películas de acción donde hombres rudos, valientes, violentos, insensibles) están en cuestión.

Yo asisto al despertar de la revolución feminista como quien mira por la mirilla. Acepto las premisas de fondo, las comparto incluso, pero no sé si esta revolución es mía, o si la misma revolución quiere que pertenezca o no a ella. No sé como debo de comportarme, ni en qué debo transformar los valores que me inculcaron. Y creo que esa posición, entre mi género, es la mayoritaria. Los hombres que van a las minifestaciones feministas van para intentar follar, como varios me han confesado, no lo olvidéis cuando los veáis mañana.


#12

Me interesa muchísimo todo lo que has dicho aquí. Voy a ir citándote para que quede más ordenado este hilo.

No me cabe la menor duda. De hecho, las mujeres también estamos perplejamente confusas todo el tiempo y quien no lo está, además de confusa, es mentirosa.

Toda la razón. Mi hermano y yo nos llevamos escasamente 4 años y hemos sido educados exactamente igual. Mismos derechos, mismas obligaciones, y de ambos se esperaba lo mejor. Estudié en un colegio público y todas las actividades extraescolares y deportivas eran comunes. Sin embargo, algo cambió con la pubertad. De repente, y con el despertar sexual, se hizo una brecha en todos.

Si te fijas, no solo sucede a un nivel de género, también a un nivel cultural (o multicultural) y económico. No sé si es causa o efecto.

Voy a darte la razón preventiva pero esto que comentas tengo que pensarlo un rato largo.

En realidad no es una guerra de sexos. No es una guerra de derechos sociales ni económicos. Es una guerra ideológica que ha utilizado a las minorías solo para disimular.

¡Cuánta ternura!


#13

Señalo además que no trato de tener razón, sino de intentar explicar como lo vivo yo, y creo que lo vivimos muchos hombres. Quiero decir además, que estoy abierto a críticas y al debate de lo que he expuesto. Tengan ustedes en cuenta que muchas veces lo que tenemos son percepciones, sentimientos en nuestro cerebro que pueden corresponder o no con la realidad de las cosas.

Creo que además, es posible que la revolución feminista que vivimos esté enmarcada en una revolución civil mas amplia que engloba a otras minorías: homosexuales, negros, transexuales,… pero que comparte un fondo común, esto es, el cuestionamiento de lo establecido como “normal”, y la sensibilidad hacia colectivos sometidos históricamente al poder del hombre blanco heterosexual.

Por ejemplo, hace poco pensé en que hacía muchos años que no oía la palabra “maricón”. Se ha vaporizado del lenguaje, quedando residualmente para uso de gays muy gays y de viejos de pueblo. Cuando era niño, dicha palabra se decía con enorme asiduidad, con diferentes significados. Significaba llamar homosexual de forma despectiva (¡ese tio es maricón"), pero tambien cobarde (tío, no seas maricón, echale huevos), e incluso era una forma cariñosa de saludar a los amigos (¡hombreee, que pasa mariconazo, cuanto tiempo!).

Estoy bastante seguro que pocas generaciones en la historia habrán visto en su propia vida cambios tan profundos de mentalidad como los que estamos viviendo actualmente.


#14

La guerra cultural constante. El campo de batalla la dialéctica.


#15

Ampliación del campo de batalla, que diría Houellebecq.


#16

Muchas veces he pensado, y de hecho todavía lo pienso, si parte de mis dificultades vitales extra, que no serán ni mayores ni menores que las del resto, pero como son las mías, son las que cuentan, son consecuencia del machismo estructural.

zowii

La cuestión es que he echado la culpa a la sociedad patriarcal de parte de todas estas disadvantages: malas relaciones laborales, conflictos en la calle, puesta en cuestión perpetua… y un sinfín de cosas más. Parte de esto es propiciado por haber pasado toda mi vida en centros de estudio y universidades de marcada tendencia socialista, a raiz de lo cual mi discurso ha sido de feminismo de manual. Esto ha sido desde que empecé a subordinar oraciones prácticamente, de forma que poner en cuestión todo esto me está costando un esfuerzo y una dedicación muy grande aunque necesaria.

Pero ahora, dos años después de mi último curso académico y de haber empezado a adentrarme en otros ámbitos de pensamiento (tú ya me entiendes) caigo en la cuenta si parte de esos problemas han sido por ser mujer o por ser una tocahuevos. Y no es que quiera culpabilizarme de todos mis males, que de hecho sí que lo hago, lo que quiero simplemente es intentar mirar mi realidad desde una perspectiva menos apasionada.

Pienso todo esto cuando hablo con amigas y compañeras, que para nada se han visto en situaciones como las mías (y las de muchas otras), y afirman rotundamente no sentirse parte de todo este desenfreno feminista.

Y sigo pensando y caigo en la cuenta de si no he sido también parte de toda esta instrumentalización del pensamiento hacia la destrucción de occidente, que ahí podemos ponernos en la ideología que queramos, pero es la que es.

Y sigo pensando y accedo a estudios y estadísticas (porque ahora los tengo a un clic) y veo que estaba equivocada en 2/5 cosas.

No quiero decir con esto que vaya a dejar de ser feminista, ni de ser consciente de lo que me he llevado de gratis ni de lo que esté haciendo para que se lo lleven las demás, que para mí eso es inapelable. Lo que quiero decir es que estoy por primera vez en mi vida en un punto de revisión de todo lo asumido extenuante.


#17

Me resulta harto interesante lo que cuentas. Vivimos en una suerte de disonancia cognitiva permanente.

Primero con respecto a los valores en que nos educaron de niño. Los valores de nuestros padres, por decirlo así.

Seguro con respecto a los valores de marxismo cultural dominantes en el sistema educativo. Una crítica global, de fin último destructivo, del sistema capitalista en que vivimos, que se ha tornado en discurso de la verdad dominante y que todos los que hemos ido a la universidad hemos compartido en algún momento.

Tercero con respecto al mundo real, es decir, de nuestra realidad social cercana. Un mundo globalizado, donde las fronteras se han disuelto, las identidades desaparecen y se funden, donde el capitalismo que ha perdido la batalla cultural, paradojicamente ha vencido de forma absoluta en lo económico y no solo. El cambio tecnológico, las redes sociales, todo está en pack.

Cuarto respecto al cambio de valores que se está propugnando desde arriba, y aquí no quiero entrar en conspiraciones, pero para mi es evidente que lo que ocurre está a medias entre siendo instrumentalizado y siendo azuzado.

He aquí pues la gran paradoja. ¿Cómo afronta una persona individual esas cuatro grandes disonancias cognitivas? ¿Cómo podemos gestionarlo? Me refiero, es evidente que para muchas personas este debate es inexistente, pero cualquiera que tenga un par de dedos de frente y ganas de pensar se ha planteado estas cosas que hablamos hoy aquí.


#18

Así es.
Parte de mis ideas diarias se la lleva intentar entender todas estas disonancias que expones.
Como no quiero divagar más de lo que ya lo he hecho, ahora mismo garabateaba en la hoja un esquema así

FEMINISMO
1ª ola --> derechos civiles
2ª ola --> derechos económicos / laborales

garabato

garabato

3ª ola --> ideología

Y entonces caigo en la cuenta de que mañana no sé exactamente por qué voy a hacer huelga, o mejor dicho, por quién, y en señal de qué voy a manifestarme.
Pero voy a seguir pensándolo porque es algo que voy a hacer.


#19

Arg… Quiero tiempo para leer detenidamente todo lo que habéis escrito @DonCorleone y @katovit. Lo he leído rápido y he visto que pensamos similar. Me gusta. Bueno, más bien me encanta. Esta bien que para una vez haya personas que sean coherentes y no cavernícolas descerebrados y lo que es peor, desalmados.
Ahora mismo estoy bastante contento. Gracias.


#20

Ahora mismo solo importa tu familia y la pizza.
:kissing: