Así funcionará Libra, la criptomoneda de Facebook


#1

La nueva libra que Facebook ha empezado a promover esta semana es lo más parecido a la divisa de un país, aunque solo existirá en internet. Facebook es un Estado virtual que no tiene, por ahora, política monetaria, así que el precio de esta libra será fijado por una cesta de divisas.

Con una masa de usuarios de 2.380 millones en todo el mundo (aunque la cifra será más baja por la cantidad de personas con cuantas clonadas o que ya no utiliza), Facebook tiene más gente conectada que la población de India o China, los dos países más populosos del mundo. Su facturación es como el PIB de Croacia. Su valor en bolsa equivale, casi, al PIB de Suiza. Y su producto es la información de esos millones de usuarios, a veces veces conseguida sin que éstos lo sepan, y transmitida a terceros, también, sin su conocimiento. Como ya dije una vez por aquí, “si algo es gratis, tú eres el producto”.

Y ahora ha anunciado una criptodivisa. Para que una criptodivisa tenga éxito, mucha gente tiene que creer en ella. Y aquí Facebook parte con una masa crítica de miles de millones de personas que se van a encontrar con la libra cada vez que entren a colgar una foto de lo bien que lo pasaron en la playa con su pareja. La clave de la presumible popularidad de la ciberdivisa de Facebook es que, además, servirá para realizar compras de cosas en internet.

Tener una divisa propia es clave para transformar la red social en un ‘marketplace’ que compita con Google y Amazon y, más aún, en el mundo en vías de desarrollo. Porque Facebook es la única vía de acceso a internet de millones de personas en países como India, Colombia, Ghana, Kenia, Pakistán, y Filipinas. Eso se debe a que esta empresa ha creado un sistema que permite el acceso gratuito a contenidos limitados online en zonas rurales o poco desarrolladas. A cambio, evidentemente, se entra en internet por Facebook.

Todos esos países son, además, fuente de origen de diásporas de millones de emigrantes que trabajan en el mundo desarrollado. Así que ¿qué mejor sistema pueden tener esas personas para enviar a sus familias en sus países de origen el dinero que ganan en Londres, Nueva York, Madrid o París que la libra de Facebook, si, encima, en sus pueblos no hay bancos y todo depende de empresas de remesas que les cosen a comisiones?
Y es que, además, ¡se puede hacer no solo por Facebook, sino, también, por whatsapp, que es de la misma empresa! ¿Quién va a decir que no a semejante propuesta?

A Facebook solo le queda superar los obstáculos de los reguladores y las dificultades técnicas. Una vez lo logre, entrará en una nueva dimensión. Será una empresa propiedad de una persona con miles de millones de usuarios que le entregarán sus datos a diario ( incluso cuando no estén en su página web) y usarán su propia moneda. Una moneda que, aunque en teoría no vaya a ser controlada por Facebook, en la práctica dependerá de la tecnología y la plataforma de la empresa para existir…
Es esto una nueva invasión de nuestros hogares por parte del gigante de las redes sociales?


#2

Desde luego, si yo fuera venezolano vería la luz con esto…


#3

Esta Donal Trump detrás de esto?