Cambia tu vida con Marie Kondo


#1

Amigos de internet: vengo a traeros el secreto definitivo para la salud y felicidad eternas. SÍ, MARIE KONDO. Desde que he aplicado sus enseñanzas mis dientes estás más blancos, mis poros más cerrados y mi pelo más brillante y domable; y es que, queriditos amigos, como es dentro es fuera y como es fuera es dentro. Y si vives rodeado no ya de mierda, que eso sería too much, sino de desorden, no vas a poder con tu vida, NO VAS A PODER. Te lo digo yo, que tras unas semanas marikondoneando mi espacio, a paso lento pero firme, he conseguido óptimos resultados, como por ejemplo, ganarme la Lotería. Pero ese ya es otro tema.

Lo primero que tienes que saber es que la organización efectiva implica sólo dos tipos de acciones esenciales:

-eliminar cosas

-decidir donde guardar las cosas con las que te quedas

Asi es: tú empieza por desechar de una vez por todas porque aquí la clave es que el cambio que se produzca sea tan repentino que puedas llegar a experimentar un cambio total de actitud. Si el proceso es gradual nunca pordrá lograrse el mismo impacto. Asi que iremos al grano y nos dejaremos de mariconadas, ¿de acuerdo? El propósito último ha de ser el de vivir en un espacio que contenga únicamente cosas que nos den felicidad. Porque ése, de hecho, va a ser el criterio que has de seguir para decidir si te quedas o no con un objeto: ¿te aporta felicidad?

Lo segundo que tienes que saber es que no se ordena por estancia sino POR CATEGORÍA. Como lo estás leyendo, maricón: un día, la ropa (aunque tengas ropa en tres habitaciones diferentes), otro día los libros (aunque tengas libros en cinco lugares diferentes) y así con todo. ¿Te enteras, Contreras? Según nuestra gurú de cabecera, la mejor secuencia es la siguiente:

1.ropa

2.libros

3.papeles

4.objetos varios

5.objetos y recuerdos sentimentales

¿Por qué creo que hacer el método Marie Kondo ha provocado que mis poros estén más finos? ESTÁ CLARINETE. La vida sólo empieza verdaderamente después de poner orden en la casa y esto se define por dos actitudes bien concretas:

-la capacidad de conservar lo que nos agrada MOLA

-la capacidad de decidir donde colocar cada cosa que hemos conservado, que será el lugar donde lo colocaremos para siempre, nos otorga CONTROL Y CONFIANZA.

Por eso la organización cambia drásticamente la vida propia. Sin excepción. La vida de quienes organizan sus espacios de manera completa, profunda y de un sólo tirón cambia drásticamente. Por eso yo me gané la Lotería. Por eso tú vas a ser muy feliz si sigues esta metodología.

Durante los próximos días te iré guiando, mi pequeño saltamontes. Empezaremos con la ropa.


#2

No sé que pensar. He visto a mucha gente hablando de Marie, y, aunque a priori podría llegar a aceptar esas premisas básicas que nos explicas, una casa que estuviera completamente ordenada me provoca cierta sensación de angustia. Me refiero a la angustia que sentía el astronauta de 2001, Una odisea en el espacio, cuando le encerraban en esta habitación, esa especie de zoo para humanos.

No conozco a Marie como para afirmarlo, pero la búsqueda del orden completo es un concepto que roza los anhelos totalitarios, y que únicamente se alcanza en nuestras sociedades en las instituciones de control total, las cárceles, y en el comedor de la familia Preisley - Vargas Llosa. Adjunto fotos.

Como podéis comprobar, ya tiene incluso sus barrotes. Y aún así el pobre Mario aún alcanza a tener una biblioteca con un mínimo grado de desorden que me resulta insuficiente, teniendo en cuenta que es un premio Nobel de Literatura.

Por último, fijémonos en el desorden de su despacho previa relación con Isabel, es decir, cuando era un escritor brillante y ganaba premios nobeles.

EL CAOS.

Quizás, la moraleja que intento sacar -para justificar mi desordenada vida, lo admito- es que el desorden, el aparente caos, es el ecosistema perfecto para la eclosión de la brillantez y la creatividad. El genio que llevamos dentro aparecen en destellos fugaces propiciado por un ambiente caótico casi darwiniano. El orden extremo lleva, por contra, a la soledad, el tedio, el aburrimiento, el amorfamiento mental.

No obstante, admito que puedo estar equivocado. Voy a quedarme en el hilo para intentar aprender mas de esta nueva filosofía del orden puro.


#3

Hay orden en mi caos. Tengo mi propio sistema.


#4

Hace tiempo que utilizo El Método Kondo para doblar las camisetas y colocarlas en los cajones y me gusta mucho.
Con lo demás no sigo El Método, me da súper pereza sacar todas las cosas y ponerlas en medio del salón…aunque en el fondo sí me gustaría deshacerme de muchas cosas inservibles, no me atrevo.

¡Esto es sólo para valientes!


#5

Entiendo lo que quieres decir y esa habitación me da pavor. Pero no se trata de algo así, se trata de ordenar tu propio espacio conforme a tu propio gusto y que sólo tú y quiénes viven en esa casa sepan donde tienen cada cosa en cada momento. Por supuesto aquí entra el factor caos, en el sentido en el que lo dice @Logen9dedos tanto tú: cada caos tiene su propio orden y los desordenados suelen ser felices dentro de su propio caos porque sólo ellos saben y conocen el orden que está dentro de ese caos. Pero lo de Marie Kondo no se trata de esto: se trata de intentar que tu propia vida no te agobie y que cuando vayas a salir de casa o irte de viaje, organizarlo todo sea menos trabajoso. En mi caso llegué a un punto de desorden que me era imposible dormir en mi propia cama y realmente esto sí que es preocupante. Pero voy más allá, y tiene que ver mucho con lo que dice @Elba

Efectivamente. Porque enfrentarte a tus cosas significa enfrentarte a tu propia vida, al estilo de vida que estás llevando y eso te puede hacer cuestionar muchas cosas. Es un tema realmente interesante.


#6

Hay otra cosa que me gustaría puntualizar: ordenar y limpiar no son sinónimos. Cuando se tiene un lugar designado para cada cosa, mantener tu espacio organizado se vuelve algo automático. La esencia del almacenamiento efectivo es asignar un sitio para cada cosa que tengas y el verdadero problema llega cuando tenemos mucho más de lo que realmente necesitamos.
La esencia del almacenamiento es la de reducir el esfuerzo que se requiere para guardar las cosas, no el esfuerzo que se requiere para sacarlas. Cuando sacamos algo, tenemos un propósito claro sobre por qué lo sacamos y no suele importarnos el esfuerzo que implica.


#7

Llegados a este punto, amigos míos, os voy a explicar cómo lo tenéis que hacer. Lo ideal es que estéis sólos en vuestra casa, pero si no es posible y tenéis demasiados escrúpupulos para matar a vuestra familia, entonces tirad para adelante sin miedo porque cuánto más tardéis en empezar más mierda acumularéis hasta que ésta os acabe por comer y de pronto desaparezcáis.

Ahora que os he asustado pero BIEN. Os digo el primer paso:
ponéos en un lugar de la casa que os llame la atención, CUALQUIERA, pero tiene que ser uno que os inspire tranquilidad y confianza. Si es la mismísima tapa del water, de ese en el que cada mañana plantáis un hermoso pino, pues sentaos ahí mismo pues.

A continuación, criaturillas del señor, permaneced en silencio y sentid que habláis con la casa o con la parte de la casa donde se almacenan vuestras cosas. Comunicad a la casa que le estamos agradecidos y avisarle que vamos a empezar un proceso de limpieza. Imagina que las cosas son entes, que tienen vida, y que sienten cómo les agradeces lo que has hecho por ellas. Cuidar tus cosas es la mejor manera de motivarlas para que cuiden de ti.
A continuación, mi pequeño saltamontes, puedes empezar. Lo primero y más fácil es ordenar la ropa porque, a menos que seas una fashion victim del demonio, con la ropa es fácil tomar una decisión. Aquí nos topamos con la siguiente disyuntiva: hay ropa que me hace feliz pero que guardo para cuando recupere tipín. Marie es inflexible en este sentido y te dice que te deshagas de ella, que si hasta ese momento no has sido capaz de conseguir tipín para ponerte ese vestido es porque éste no te motivaba lo suficiente. Yo no supe qué hacer a este respecto. Bueno, sí, no le hice caso a Marie, pero a ver, la japonesa tampoco tiene la verdad de todo ¿no? Así que nos está permitido ser un poco flexible.
Abre una ventana, enciende una vela e inaugura la ceremonia del orden de tu vida con un sonidito vibrante.

A continuación, pon absolutamente TODA tu ropa encima de la cama, sobre una alfombra en el suelo o en una mesa y empieza por deshacerte de la ropa que no te guste o no te haga feliz o no te quede bien (no en el sentido de que no te quepa, sino de que teniendo tipín llegado el momento, no te favorezca).
Empieza con la que está fuera de temporada preguntándote "¿tendría ganas de ponerme esto si la temperatura cambiara de repente?"
Por otro lado, esta el temita de la ropa que te pones para andar por casa. ATENCIÓN QUE ESTO ES UN TEMA SERIO. Según Marie, y según yo misma también, no vale conservar ese tipo de ropa. Me explico: no vale conservar ropa manchada o con agujeros para usarla cuando estás en casa, a menos que sea una camiseta de la universidad o de tu exnovio a la que le tengas mucho cariño. A lo que voy con esto es que mientras estés en tu casa, viendo la tele, sacándote un moco o acostado en el sofá con la gata, no te vas a vestir con ropa de mierda sino con ropa bonita y con la que te sientas bien. El tiempo que pasamos en casa es una parte preciosa de la vida y su valor no debe cambiar porque nadie nos ve. Nosotros si nos estamos viendo a nosotros mismo, nuestra gata nos ve y los rusos nos ven por la cámara del móvil. MÁLDITA SEA: mientras estés en tu casa vístete bien, no digo que vayas de punta en blanco, pero al menos rompe con el hábito de convertir en ropa de estar por casa kas prendas que no te gusten. Lo que usas en su casa tiene un impacto en tu propia imagen y, por ende, en tu autoestima. ¿Y qué hay más importante que eso, amigo de internet?
Recuerda: tira (vende, recicla en el punto limpio) lo que no te haga feliz y quédate con lo que te hace feliz.


#8

Cuando me mudé a la casa nueva puse todo en el comedor.
No cabía nada más.
Mi casa está ordenada puesto que mi mujer es una maniática del orden y la limpieza y mi hijo de tres años tiene pinta de que también por como coloca todo alineado y organizado por colores, tamaños o formas.
Yo soy el elemento disruptor del orden ( que no de la limpieza ). No valgo para ordenar cosas. Eso sí, si veo un plato o vaso lo lavo. No puedo verlo en el fregadero. Pero colocar cosas pueees… Las meto donde han de ir, pero no muy bien organizadas.
Siempre se donde tengo todo. Porque tengo una memoria muy buena. Y cuando no encuentro algo es porque ha venido alguien detrás y lo ha colocado. En esos casos levantó la cabeza y digo: cariño! Donde esta esto? Y me contesta mi mujer con exactitud.
Lo gracioso es que le pregunto a mi hijo y muchas veces también lo sabe :joy:.


#9

Los dioses han tenido a bien en bendecirte con un primogénito ejemplar. Los infantes de mi casa ni se le acercan a ese nivel de madurez. Te sugiero, y va en serio, que estés atento cuando empiece a ir a cole y le hagas pruebas o tests para medir su inteligencia. Hablo en serio.


#10

Si… Si mi mujer es maestra en el mismo centro y ya se lo han comentado. Sinceramente casi prefiero que no sea ningún altas capacidades porque suelen tener algún tipo de problema de hiperactividad, déficit de atención, etc. Pero bueno, que sea lo que tenga que ser. Se le dará el mismo cariño, afecto y atención sea cual sea el resultado. Le apoyaremos siempre y le animaremos a que sea lo que quiera ser pero siempre con buenos modales y valores.


#11

Yo quiero saber mas.