Matar al padre: libérale y madura


#1

En el sentido más freudiano del término, abro este hilo con el ánimo de poner en alto los últimos coletazos de infantilismo y millenialismo que nos habitan… para lograr la paz y libertad de espíritu.

Empiezo yo:

Odio a mi padre por educarme en una especie de distopía militar, y que ahora yo no sea capaz de ser una adulta funcional que entiende que no se acaba el mundo si mete las manos en la comida.


#2

Esto va de cosas que te han sido dadas por tus progenitores (bien físicamente o como herencia genética) y de las cuales reniegas?
O va de la serie de Movistar (Que no he visto, por cierto)

Pues si es por lo primero, odio a mi padre por traspasarme el gen sensiblero que me impide no llorar cuando me emociono. Cuando veo pelis de tristeza me pongo triste y me salen lágrimas. O cuando veo noticias tristes. En general, cuando la tristeza se cruza en mi vida.

Y diréis: Bah, es normal cuando estás triste… Pero no, no se refiere a eso… se refiere a ver un anuncio de los negritos de África y hacérseme un nudo en la garganta.


#3

Primera noticia


#4

Adoro a mi padre.
Lo adoro sobretodo por sus defectos. Han hecho que, junto sus errores, haya aprendido de manera inversa. Pero lo acepto y perdono puesto que para mi madre, mi hermana, mi mujer, mi hijo y para mí siempre ha estado y está. Es curioso porque soy igual de chulo que el. Camino igual. Y tengo ese comportamiento de clan con la familia igual que el.
Eso sí. Nos respetamos tanto que si me tiene o le tengo que decir que esta siendo un gilipollas se lo digo o me lo dice sin problema. Padre y amigo. Ojalá consiga que mi hijo sienta por mi la mitad del aprecio que siento por mi padre y acepte mis errores, los hechos y los que me quedan por hacer.


#5

Solo por ser hoy el Día del Padre y sin que sirva de precedente, voy a negarme a aceptar cualquier salvajada como buena solo porque forme parte del ámbito familiar y sagrado.

Hoy no.